¿Es mejor un vestidor abierto o cerrado?

El vestidor, ese espacio especial donde guardamos y organizamos nuestras prendas, zapatos y accesorios, ha evolucionado en diseño y funcionalidad a lo largo de los años. Una de las decisiones más importantes al crear o reformar un vestidor es saber que diseño elegir y si es mejor un vestidor abierto o cerrado.

Ambos tienen sus ventajas y desventajas, y la elección depende en gran medida de las necesidades y preferencias de cada persona.

Si este año has decidido cambiar de vestidor o incorporarlo, desde AMG Armarios vamos a explicar cuáles son las diferencias entre un vestidor abierto y uno cerrado, para ayudarte a decidir cuál es la mejor opción para ti.

Vestidor Cerrado o con puertas

Si estás pensando en incorporar un vestidor cerrado o con puertas, te mostramos cuáles son las ventajas y desventajas.

Ventajas

  1. Privacidad: Una de las principales ventajas de un vestidor cerrado es la privacidad que ofrece. Al tener puertas, puedes mantener tus pertenencias fuera de la vista de visitantes o invitados.
  2. Orden visual: Las puertas de un vestidor cerrado ocultan la ropa y accesorios, aportando una sensación de orden visual en la habitación. Esto es especialmente útil para aquellos que prefieren un aspecto limpio y ordenado en su dormitorio o casa.
  3. Protección contra el polvo y olores: Al mantener la ropa y accesorios detrás de puertas cerradas, se reduce la exposición al polvo y a los olores del ambiente. Esto puede ser beneficioso para preservar la calidad de las prendas y mantenerlas frescas.
  4. Estilo clásico y tradicional: Los vestidores cerrados suelen ser una opción ideal para aquellos que desean mantener una estética más clásica y tradicional en su decoración interior. Las puertas proporcionan un aspecto más formal y elegante.
  5. Facilidad de decoración: Al tener las puertas cerradas, es más fácil decorar el resto de la habitación sin que el vestidor compita en estilo o colores.

Desventajas

  • Hacen más pequeño el espacio: Los vestidores cerrados, pueden dar la sensación de que la habitación es más pequeña. Y más si las puertas se abren hacia fuera.
  • Desaprovechan el espacio: Si no tienes un gran volumen de ropa, un vestidor cerrado puede significar que estás desperdiciando el espacio. Las puertas y el interior pueden quedar vacíos o con poco uso, lo cual no optimiza la utilidad del espacio disponible.
  • Desorden: Al no ver directamente la ropa, no te darás cuenta del desorden hasta que abras las puertas, lo que puede llevar a una sensación de falta de organización.
  • Precio: Los vestidores cerrados tienden a ser un poco más costosos que los abiertos debido a la instalación de las puertas.

Vestidor Abierto o sin puertas

Sin embargo, si prefieres incorporar un vestidor abierto o sin puertas, te mostramos cuáles son sus ventajas y desventajas.

Ventajas

  1. Diseño adaptable: Es la última tendencia en vestidores. Debido a su versatilidad, es una buena opción casi en cualquier casa.
  2. Está todo a mano y a la vista: Facilita mucho las cosas a la hora de vestirse, ya que se puede ver todo el vestuario y calzado que se dispone. Mantener las prendas guardadas hace que nos olvidemos de ellas y llegando a aglomerar prendas en exceso.
  3. Aprovecha el espacio: Da igual el espacio que tengas de una pared a otra, los vestidores abiertos aportan una mayor sensación de amplitud.
  4. Son más económicos: Al ser necesario menos material, el coste es inferior que el de los vestidores cerrados.

Desventajas

  • Debe tener un aspecto cuidado: Un vestidor abierto obliga a mantenerlo, limpio, ordenado y visualmente atractivo para las visitas.
  • Acumula olor y polvo: Al estar expuesto, las prendas tienden a acumular polvo y a impregnarse de olores no deseados.

¿Qué es mejor vestidores con puertas o sin puertas?

Al decidir entre un vestidor abierto y vestidor cerrado, es crucial tener en cuenta varios factores:

  • Espacio disponible: En habitaciones pequeñas, un vestidor abierto puede ser una opción más práctica para no restar sensación de amplitud.
  • Estilo y decoración: Elige un diseño que se adapte al estilo general de tu hogar y que complemente la decoración de tu dormitorio.
  • Privacidad y orden: Si valoras la privacidad y prefieres mantener tus pertenencias fuera de la vista, un vestidor cerrado puede ser la mejor opción.
  • Accesibilidad y visualización: Si buscas una opción que facilite la elección de conjuntos y accesorios, un vestidor abierto puede ser más conveniente.
  • Mantenimiento: Considera cuánto estás dispuesto a limpiar y organizar tu vestidor con regularidad.

Así que recuerda, la elección entre un vestidor abierto o cerrado depende de tus necesidades, preferencias y estilo de vida. Ambas opciones tienen sus ventajas y desventajas, y no hay una respuesta única. Lo importante es tomar la decisión más adecuada para ti y tu hogar.

No pierdas más el tiempo y empieza a construir el hogar de tus sueños con el vestidor más adecuado. Descubre nuestro catálogo de vestidores y no esperes más para contactar con nosotros, te asesoraremos de forma personalizada.

¡Aprovecha al máximo tu espacio y disfruta del vestidor de tus sueños!

Deja un comentario